En el lugar del otro

Cuando tú no haces algo es porque estas muy ocupado.
Cuando el otro no lo hace, es porque está desorganizado.

Cuando tú hablas, es una crítica constructiva.
Cuando el otro habla, te está atacando.

Cuando tú defiendes una idea, es convicción.
Cuando el otro lo hace, es obstinado.

Cuando tú no cumples, es distracción.
Cuando el otro no cumple, quebranta tu confianza.

Cuando tú mientes, dices que ocultas algo  
Cuando el otro miente, dices que engaña.

Cuando tú reclamas, luchas por tus derechos.
Cuando el otro reclama, es perjudicial.

Cuando tú  luchas por tus derechos, es prueba de carácter.
Cuando el otro lo hace, es obstinado.

Cuando tú hablas de ti mismo, es porque necesitas reconocerte.
Cuando el otro habla sobre si mismo, es un presumido.

Cuando tú te esfuerzas por ser agradable, eres cortés.
Cuando el otro se conduce así, es pura actuación.

Cuando tú encaras ambos lados de un problema, estas siendo comprensivo.
Cuando el otro lo haces. Es confuso.

Cuando tú haces alguna cosa sin indicación previa, es iniciativa.
Cuando el otro lo hace, se está excediendo en sus funciones.

Cuando tú progresas, es fruto de mucho trabajo.
Cuando el otro progresa, tuvo suerte.

“Un buen líder acepta más culpa
de la que le corresponde
y menos crédito del que merece”
Arnold Glasow

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s