Codificar a fuerza bruta – cuando mucho de algo es malo de verdad

Un proyecto finaliza luego de 2675 horas invertidas y se hace el cálculo en % del consumo real por Etapas aprobadas por La Dirección.

Se observa en el primer cuadro (a la izquierda) dos tipos de %:

  1. “% en base a Total Horas” donde se indica qué fue lo que utilizó cada etapa calculando de acuerdo al total de horas del proyecto.
  2. “% en base Total Implementación” donde se indica que fue lo que utilizó cada etapa calculando de acuerdo al total de horas de Implementación.

En ambos casos los cálculos corresponden a un proceso propietario híbrido, diseñado y aprobado por La Dirección,

Cuadros comparativos de consumo de horas por Etapa en Proyecto de Software

El segundo cuadro “Duración estimada bajo Modelo CMMI” expresa la cantidad de horas que debió asignarse a cada etapa, según los % estipulados por historia de una organización que sigue el modelo CMMI y tomando como base las horas reales de Implementación de este proyecto.

  • Lo primero que se observa es que la cantidad de horas es sensiblemente superior (3597.73) si es que se hace una relación directa tomando como dato las horas reales de Implementación.

El tercer cuadro utiliza los mismos % estipulados por historia de una organización que sigue el modelo CMMI, pero se modifica las horas de Implementación para igualar el total de consumo real de horas del proyecto.
El objetivo es mantener la distribución % por etapa sugerida por la organización con historial bajo modelo CMMI. Esto no significa que el proceso de desarrollo deba ser acorde a CMMI, puesto a que seguiría siendo el proceso híbrido escogido, pero con una distribución según un modelo conocido.

se observa que:

  • el esfuerzo de Implementación es drásticamente menor (601.90) que en el proceso híbrido (1524.46) donde solo se consideró el esfuerzo de implementación
  • se sostienen los % de otras etapas críticas que dan soporte a la Implementación
  • Etapa Híbrido CMMI Diferencia
    A&D 38.94 228.67 189.73
    Despliegue 104.58 76.22 -28.36
    Implementación 1524.46 601.90 -922.56
    Requerimiento 116.55 274.40 157.87
    Testing 683.24 762.23 78.99
    UAT 103.25 350.63 247.38
    Seguimiento 104.15 381.12 276.97

Haciendo comparaciones simples, se pude concluir sencillamente que:

  • El esfuerzo de implementación sin el soporte de etapas complementarias, se transforma en un esfuerzo dramático donde se embeben en forma oculta las etapas de Requerimientos y A&D y trastoca a otros esfuerzos
  • Las etapas Requerimientos y A&D al ser utilizadas informalmente durante la Implementación, implica menos horas de codificación real por excesos de inter-consultas técnicas, re-definiciones de requisitos y por supuesto un muy bajo o escaso control de cambios
  • Al insumirse tanto tiempo en Implementación no necesariamente se esta invirtiendo en calidad, sobre todo si se hace sin un buen soporte de etapas previas, más otras complementarias como lo son el Seguimiento y Control, más validaciones y verificaciones en menor fracción de tiempo,
  • Los esfuerzos de Despliegue son mayores que los normales, lo cual se puede interpretar directamente como que se presentaron cientos de fallos en el intento de colocación del producto, retrabajo para estabilizar los procedimientos y del producto en si mismo.
  • Los bajos esfuerzos de UAT implican bajo compromiso del cliente, un proceso de validación débil e iteraciones mucho más largas que las convenientes. Estas iteraciones largas implican también un gran “tiempo muerto” o de espera para el cliente

PD/comentarios de asuntos políticos para otro artículo por favor.-

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s