Tres factores que influyen positivamente en los proyectos exitosos

Según una revisión realizada por SDTime a cerca del Chaos-Report,  , los proyectos iniciados en el año 2006 han culminado exitosamente en un 35%, comparado con el 16% reportado en el año 1994.

Considerando como exitoso a aquellos proyectos que culminaron a término, dentro del presupuesto y satisfaciendo las necesidades de los usuarios, se conoció que se redujo de casi 53% al 46% la tasa de proyectos que no cumplían con alguno de estos tres atributos de éxito.

Según la revisión existen tres factores que fundamentan esta mejoría:

  1. El estilo de gerenciamiento, los conocimientos en técnicas y métodos como la evolución de las estrategias y la aplicación de todo el conjunto en contextos dinámicos, permite que los proyectos inicien de un modo mucho más favorable, lo cual directamente impacta en su desarrollo y culminación.
  2. La nueva infraestructura Web juega un papel significativo para la producción de mejores proyectos, por cuanto permite que una idea pueda ser mostrada, aprender de ella y obtenerse un importante volumen de retroalimentación que genera experiencias dinámicas únicas.
  3. Pero podría decirse que el principal factor que favorece a que los proyectos sean exitosos, es la creciente inclusión del aseguramiento de la calidad, lo cual ha permitido que las organizaciones desde un principio se planteen aspectos de sus productos y servicios que antes no consideraban, incluyendo la relación con sus clientes y usuarios finales de quienes requieren cada vez más devolución para el perfeccionamiento de todo el proceso.

Un elemento central del aporte QA son las métricas organizacionales y quienes a medir su rendimiento, lograron tomar partido de sus fracasos y éxitos, revirtiendo los aspectos negativos de los proyectos para conseguir un fuerte sesgo a la culminación exitosa de sus proyectos.

Advertisements

¿Cual es la importancia de contar con un proceso bien definido?

En la actualidad existen  cientos de Software Factory que no tienen prácticas definidas en casi ninguna área de procesos y aún sin definir puntos de control formalistas como lo demandan los procesos más conocidos (existen muchos y variados), realizan actividades que son las que en escencia la definen como una Software Factory.

Conocen de requerimientos, análisis y diseño, implementación y testing, tienen definidos sus objetivos para cada proyecto y trabajan contra un “end line”, con un presupuesto limitado, con recursos asignados y todo esto se gestiona de alguna manera, aunque no está claro como. El no tener claro “el como” o ser variable de un proyecto a otro, puede considerarse como un proceso indefinido.

Estoy de acuerdo que cualquier empresa que trabaja con algún tipo de organización funcional, tiene un proceso que le permite llegar desde un principio hasta un fin. Esta organización funcional no define necesariamente a un proceso.

Sin embargo no podemos excluir a estas empresas del rubro software factory por el de no tener prácticas moderadas. Inclusive las podemos criticar y comparar pero no podemos ponderar en forma generalizada el grado de éxito o fracaso que estas entidades tienen.
Puedo afirmar que existen organizaciones pequeñas que no conocen los verdaderos preceptos de calidad (la gran mayoría) y ni siquiera están interezados en los procedimientos formales de verificación, ni en documentación ni en el testing tradicional, ni en métricas y para cada proyecto varía el método de trabajo, el modo de comprobación y sus certificación internas y externas.

Y aún sin definiciones formales logran entregar sus productos en muy buenos términos, pero con aspectos pocos deseados como son:

  • resultados poco predecibles
  • resultados poco repetitivos
  • alto desgaste de los recursos
  • métricas endebles o inexistentes
  • calidad dudosa o no garantizada

Nuevamente me pregunto: ¿cual es la importancia de contar con un proceso bien definido?